¿Qué es el duelo anticipado y cómo afrontarlo?

El duelo anticipado es un proceso que sufren algunas personas cuando un ser querido está en una situación delicada y ven cercana su pérdida.

Este proceso puede ser especialmente complejo cuando el ser querido va perdiendo facultades o sufriendo más, lo que añade un componente de trauma a esta situación.

Tipos de duelo anticipado o anticipatorio

Puede haber razones muy diferentes que provoquen este duelo anticipado, pero generalmente se habla de dos razones.

Duelo anticipado por enfermedad de larga duración

Este duelo anticipado sucede cuando un ser querido padece una enfermedad de larga duración y de alguna manera, ya sea por lo que haya comunicado un médico o el sentir de la familia, se tienen pocas esperanzas de que esa persona viva mucho más tiempo.

Duelo anticipado por desaparición

Este segundo caso menos habitual, se da cuando un ser querido desaparece en circunstancias extrañas. En este caso, la familia puede dar por fallecida a la persona, aunque no tenga la certeza de que es así.

Etapas del duelo anticipado

Habitualmente se habla de 3 etapas diferentes del duelo anticipado, y que afectan a las diferentes dimensiones de la persona: física, emocional y espiritual.

La primera etapa sucede en el momento del diagnóstico en el que se produce un choque, un shock en la persona que causa ira, rabia y depresión.
La segunda etapa cuestiona la situación y trata de buscar soluciones, hasta que se asimila la realidad provocando tristeza y depresión.
En la tercera y última fase, la persona se va adaptando a la situación y trata de asimilar y pensar como será su vida cuando el ser querido ya no esté.

Debemos tener en cuenta que es normal pasar por estas fases en el duelo por un ser querido y podemos decir incluso que es sano pasar por ellas. Lo importante es no quedarnos estancados en ninguna de ellas y si es necesario recurrir a ayuda psicológica que nos ayuda a gestionar mejor esta situación.

También a menudo suele hablarse de las 5 etapas clásicas del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

¿Cómo hacer frente al duelo anticipado?

No hay una solución que evite el duelo anticipado o nos haga sentir mejor de forma inmediata. Al final el duelo es algo natural, a no ser que sea un duelo imaginado (cuando se basa en una perspectiva poco realista).

Sí que existen sin embargo algunas acciones que nos pueden ayudar a desahogarnos y sentirnos más aliviados. Expresar nuestros sentimientos, aunque ello implique llorar o quejarse puede ser positivo y ayudarnos a sobrellevar la situación. Además, es importante incrementar nuestra relación con nuestros familiares y amigos para fortalecer los vínculos afectivos que tenemos y que nos pueden ayudar a manejar mejor la situación.

También es importante tratar de dejar de lado los pensamientos negativos, especialmente aquellos que muestran hostilidad hacia el mundo, la vida, la sociedad o el prójimo.

El duelo siempre causa dolor

Algo que debemos tener en cuenta es que el duelo siempre causa dolor, si no lo causara sería porque la persona cuyo fin se aproxima no nos importa. Al final, de una forma u otra, la ausencia o futura ausencia de esa persona nos duele y si bien no debe condicionar nuestra vida, tampoco es malo que sintamos pena o dolor.

Lo importante es saber gestionar el dolor y afrontarlo de la mejor manera posible, incluso con ayuda terapéutica si es necesario. Muchas personas recurren a este tipo de ayuda y no es algo malo recurrir a ella, de hecho, muchas veces es lo más responsable que podemos hacer.

Busca personas que te escuchen y comprendan

Una forma de drenar el dolor que sentimos ante la pérdida de un ser querido es compartiendo nuestro dolor con otras personas. En este sentido es importante contar con personas que nos escuchen y apoyen.

Sin embargo, tampoco debemos regodearnos en el dolor y poco a poco debemos incorporar actividades que nos distraigan y nos ayuden a recuperar la normalidad en nuestra vida.

Fuente: https://www.depencare.com/duelo-anticipado

Deja un comentario