‘La vida nos pone a prueba y nos pide que continuemos’

El ingeniero Juan Carlos Bonczok creó en los 90’ un bolseador para su papá, quien estaba internado en terapia Intensiva.

Con el aparato pudo llevarlo a pasear en auto y sacarlo del hospital. Lo patentó en 2007.

Co­rría el año 1995, Juan Car­los te­nía a su pa­pá in­ter­na­do en una sa­la de Te­ra­pia In­ten­si­va por­que ne­ce­si­ta­ba un res­pi­ra­dor pa­ra vi­vir. Sin él no po­día re­gre­sar a su ca­sa. “Lo que que­ría era sa­car­lo del Te­ra­pia In­ten­si­va y lle­var­lo a ca­sa. No te po­dés ima­gi­nar la ca­ra de mi pa­pá cuan­do vio el bol­se­a­dor”, di­jo Juan Car­los.

Di­se­ñó e in­ten­tó re­gis­trar un res­pi­ra­dor por­tá­til a ba­te­rí­a, con­tro­la­do por mi­cro­pro­ce­sa­dor, ob­tu­vo pre­mios en la fe­ria ar­gen­ti­na de in­ven­to­res IN­NO­VAR y de la aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de In­ven­to­res. “En esa épo­ca no ha­bía na­da igual, ya que lo que hi­ce fue au­to­ma­ti­zar la bol­sa re­su­ci­ta­do­ra y de esa ma­ne­ra ven­ti­lar de ma­ne­ra me­cá­ni­ca y no ne­ce­si­tar de un en­fer­me­ro que lo ha­ga”, ex­pre­só.

Su in­ven­to fue mo­ti­va­do por una en­fer­me­dad su pa­dre, quien pa­de­cía de ELA (Es­cle­ro­sis La­te­ral Amio­tró­fi­ca), y con ese equi­po pu­do ser des­co­nec­ta­do de un res­pi­ra­dor de Te­ra­pia In­ten­si­va y lle­var­lo a pa­se­ar en au­to, al­go que su pa­dre no ha­cía tras 4 años de es­tar pos­tra­do en ca­ma pa­de­cien­do su en­fer­me­dad, que inu­ti­li­zó su dia­frag­ma y con ella la po­si­bi­li­dad de res­pi­rar por su cuen­ta.

“Me di­je­ron que lo pa­ten­te, lo hi­ce en 2003 y re­cién en 2007 me die­ron la pa­ten­te des­pués de in­ver­tir mu­cho di­ne­ro”, co­men­tó Juan Car­los.

Es­te in­ven­to po­dría ser­vir pa­ra pa­liar la in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria ge­ne­ra­da por el co­ro­na­vi­rus. “Lo pre­sen­té en las ex­po­si­cio­nes mé­di­cas más im­por­tan­tes del pa­ís pe­ro no tu­ve la suer­te de con­se­guir un in­ver­sor que pon­ga el di­ne­ro pa­ra re­a­li­zar­lo y mi pro­yec­to in­no­va­dor no tu­vo mu­cho éxi­to, tal vez por­que no ha­bía es­ta emer­gen­cia que ac­tual­men­te pa­de­ce­mos”, re­fi­rién­do­se a la pan­de­mia del COVID-­19 que en ca­sos se­ve­ros los pa­cien­tes ne­ce­si­tan de un res­pi­ra­dor.

Pa­ra la ac­tual si­tua­ción su in­ven­to ten­dría mu­cha uti­li­dad pe­ro él sa­be que su pro­duc­to de­be pa­sar es­tán­da­res de sa­lud y ca­li­dad “pa­ra po­der co­mer­cia­li­zar­lo ne­ce­si­to el per­mi­so de la AN­MAT (Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Me­di­ca­men­tos, Ali­men­tos y Tec­no­lo­gía Mé­di­ca) que es la que de­be re­a­li­zar los en­sa­yos y dar el per­mi­so pa­ra su dis­tri­bu­ción pe­ro “a ve­ces sen­tís que re­más en dul­ce de le­che pa­ra que tu sue­ño se ha­ga re­a­li­dad”, acen­tuó Juan Car­los con un to­no más de re­sig­na­ción.

El di­se­ño re­a­li­za­do y pues­to a prue­ba con su pro­pio pa­dre ha­ce va­rios años no re­que­ri­ría de pro­duc­tos im­por­ta­dos y po­dría ayu­dar a pa­liar en al­gu­na me­di­da la si­tua­ción en mu­chos de los ca­sos de es­ta pan­de­mia, dan­do opor­tu­ni­dad a que las per­so­nas afec­ta­das más gra­ve­men­te pue­dan su­pe­rar la eta­pa crí­ti­ca, ade­más de no ne­ce­si­tar es­tar den­tro del ám­bi­to de una Te­ra­pia In­ten­si­va, da­da la por­ta­bi­li­dad del dis­po­si­ti­vo.

El dis­po­si­ti­vo que pro­pon­go po­dría fun­cio­nar en cual­quier ám­bi­to e in­clu­si­ve con au­to­no­mía ya que pue­de ali­men­tar­se con un sis­te­ma de ba­te­rí­as. La vi­da nos po­ne a prue­ba nue­va­men­te y nos pi­de que con­ti­nue­mos a pe­sar de las ad­ver­si­da­des.
Pa­ra fi­na­li­zar Juan Car­los se pu­so a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des de Sa­lud pa­ra ayu­dar con su co­no­ci­mien­to y nos de­jó su te­lé­fo­no pa­ra cual­quier con­sul­ta 3794-­639305.

Deja una respuesta