Un estudio sugiere que el trauma, los deportes competitivos, los herbicidas y otros factores pueden aumentar el riesgo de ELA

Factores como traumatismo craneoencefálico o fractura, descarga eléctrica, practicar deportes competitivos, beber agua de pozos privados, usar herbicidas para la jardinería y tomar suplementos dietéticos específicos, todo puede estar asociado con el desarrollo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), según un nuevo estudio

Sin embargo, se requieren estudios más grandes para confirmar los hallazgos, ya que solo algunos de estos factores alcanzaron significación estadística para su asociación con ELA.

Un grupo de investigadores italianos realizó un estudio basado en la población, dirigido a cuatro provincias del norte y el sur de Italia, para evaluar cualquier posible factor de riesgo ambiental que pueda estar contribuyendo al desarrollo de la ELA.

El estudio, «Factores clínicos y de estilo de vida y riesgo de esclerosis lateral amiotrófica: un estudio de casos y controles basado en la población», se publicó en el International Journal of Environmental Research and Public Health .

A pesar del progreso en la comprensión de las causas genéticas de la ELA , aún se sabe poco sobre los factores de riesgo clínicos y ambientales que predisponen a un individuo a la enfermedad neurológica progresiva. Hasta la fecha, los únicos factores de riesgo conocidos incluyen ser hombre, de mayor edad y tener antecedentes familiares de ELA.

Si bien los estudios epidemiológicos han demostrado asociaciones entre la ELA y una gran cantidad de factores de riesgo ambiental, la evidencia de cada uno de ellos es insuficiente e inconsistente, y ninguno ha sido identificado como una causa definitiva de la enfermedad. Examinaron factores como la historia clínica (trauma físico, cirugía o donación de sangre) y hábitos de estilo de vida, centrándose en la ingesta de alimentos y alcohol, el tabaquismo, la fuente de agua y el uso de suplementos. También se evaluaron actividades de ocio, como practicar deportes, jardinería e imprimir fotografías.

El riesgo de ELA se estimó utilizando modelos estadísticos ajustados por sexo, edad y nivel educativo. El estudio incluyó a 230 participantes, incluidos 95 pacientes con ELA y 135 personas sanas (controles).

Los resultados indicaron que las personas que experimentaron un trauma físico tenían un posible mayor riesgo de ELA. El trauma en la cabeza se asoció con un riesgo 2.6 veces mayor de desarrollar ELA, mientras que la descarga eléctrica se relacionó con un riesgo 2.1 veces mayor. Además, practicar ciertos deportes a un nivel competitivo, como fútbol, esquí y natación, probablemente esté asociado con un mayor riesgo de ELA. Los investigadores también encontraron un posible mayor riesgo entre las personas que informaron haber usado pozos privados para beber agua (1,38 veces) y para las personas que usaron herbicidas durante la jardinería (1,95 veces).
El consumo de algunos suplementos dietéticos, particularmente aquellos que contienen aminoácidos , también mostró una posible asociación con un mayor riesgo de ELA. En la población del sur de Italia, las vitaminas y minerales como el selenio también se asociaron con un mayor riesgo de ELA.

Por el contrario, las personas que comieron pescado tres veces por semana o más tenían un riesgo 73% menor de desarrollar ELA.
Sin embargo, la asociación entre el consumo de pescado y la ELA fue considerablemente más débil en las mujeres en comparación con los hombres, y no hubo evidencia de una relación dosis-respuesta, lo que significa que comer pescado más de tres veces por semana no se asoció con una disminución del riesgo.

No se encontraron diferencias en el riesgo de ELA en relación con el consumo de alcohol, según los investigadores. Sin embargo, encontraron una posible asociación entre ALS y fumar, que es consistente con estudios previos.

«Los resultados del presente estudio de casos y controles sugieren una posible asociación entre algunos factores de riesgo no genéticos y el riesgo de ELA, a saber, traumatismos, particularmente traumatismos craneales o fracturas, descargas eléctricas, algunas actividades deportivas competitivas, uso de pozos privados para el agua potable, uso de herbicidas durante la jardinería y consumo de algunos suplementos dietéticos específicos «, dijeron los investigadores.

Sin embargo, aunque se identificaron muchos factores potenciales en este estudio, solo el trauma en la cabeza y el consumo de pescado mostraron asociaciones significativas con el riesgo de ELA, dijo el equipo. Esto sugiere que se necesitan más estudios, con poblaciones más grandes, para investigar los factores de riesgo adicionales.

Fuente: Ela Andalucia

Deja una respuesta